domingo, 14 de diciembre de 2008

Feliz cumpleaños Pequeña Hermosa.



Te cuento que hoy es el cumple de mi Bamboo.

Hace dieciséis años que mi pequeña vino a llenarme de luz, alegrías, biberones y muchos muchos, pero de verdad muchos, pañales mojados.

Recuerdo, como si hubiera sido ayer, sus enormes ojos oscuros mirándome en aquel quirófano. Realmente es lo más hermoso que he visto en mi vida.

¿Qué te puedo decir de ella?... ¡es maravillosa!.

Tiene sus arranques y locuras, está medio orate y, a veces, me saca canas verdes. No es lo que dijéramos "muy cooperativa u ordenada", pero tiene una alegría desbordante, es ingeniosa, ocurrente, amigable, temperamental, solidaría, compasiva y libre.

Nunca he sido mamá cuervo, así es que el amor que le tengo no me ciega para reconocer todos los defectos que tiene, pero ni modo que los enumere en su cumple ¿verdad?...

Con eso de que sigo sin trabajo, no hubo money para una gran celebración, además de que ella no es muy de fiestas; así es que nos fuimos a un restaurante de comida italiana - su favorita, y si es lasagna ¡mejor! -, ahí le cantaron las mañanitas y partimos el pastel en compañia de sus padrinos de Primera Comunión y sus hijas.

Creo que mañana va a ver a su Bodoque - ¡ah! porque ya tiene novio - y sus cuates de la escuela para seguirle con el festejo a su estilo. ¿Qué se le va a hacer?... Ya creció.

Ultimamente tiene una frenética y obsesiva adoración por las estrellas, así es que me parece buena idea dejarle esta cajita de donde pueda sacar todas las del firmamento y convertirlas en sueños y promesas futuras.


Con todo mi amor Peque Bamboo ¡¡¡ Muchas Felicidades !!!.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Ya tengo un año más.

¿Qué crees?... El miércoles pasado fue mi cumpleaños.Ya tengo treinta y cuatro.

Como andamos medio mal de finanzas, Yo creí que no ibamos a hacer nada para celebrarlo. En la mañana mis amores me cantaron las mañanitas, me llamo por teléfono mi Ma', mi Chaparrito se fue a trabajar como siempre, comimos juntos y llevamos a mi Bamboo a la escuela.

En la tarde nos fuimos de solteritos a tomar un café paseado por la Alameda, nos tomamos fotos con la Familia Burrón que estaba en la esquina de Dr. Mora, platicamos, caminamos y nos fumamos un par de cigarros mientras veíamos anochecer.

La noche fue de lo más normal; pasamos por mi pequeña al metro, regresamos a casa, cenamos y se terminó el día, pero ayer me dieron la sorpresa.

Según esto, Yo no sabía nada, pero mi Chaparrito tuvo que mandar algunas invitaciones desde mi mail y me enteré antes de tiempo... mm mm...

La cosa es que vinieron algunos amigos a festejarme. Supuestamente era solo una pequeña reunión sin mayor alboroto pero primero hizo su aparición la guitarra, después el teclado, un par de botellas, muchas botanas, y esto terminó en una noche bohemia de lo más genial, ¡hasta fogata hubo!. Cantamos, reímos y platicamos hasta que nos quedamos roncos -que entre frío, cigarro y humo de fogata no fue nada difícil.

Esto se puso tan bueno que logré tocar almohada hasta las 5 de la mañana de hoy. Estoy medio fumigada, super ronca y con cara de pambazo crudo pero ¡vaya que valió la pena!.

¡Que padre es cumplir años!, ¿verdad?... y si podemos celebrarlo con las personas que amamos y los verdaderos amigos ¡¡¡es un billón de veces mejor!!! .

Gracias por el esfuerzo mis amores, lo disfrute muchisimo y la pase increíble.

Y muchas gracias my friends, después de tantos años es maravilloso seguir compartiendo con ustedes. Los quiero mucho.

sábado, 8 de noviembre de 2008

Ya era hora ¿verdad?...


¡¡¡ Hola, hola y recontra hola !!!

Ya estoy de regreso... -Ya era hora ¿verdad?...

Después de casi dos meses de cambios, ajustes y reacomodos personales, laborales, familiares y de cuantos mas te puedas imaginar, por fin tengo el tiempo de sentarme a escribir sin presiones.

Tengo un titipuchal de cosas que contarte, pero primero necesito agradecer a todos los que me han estado buscando, a los que me han llamado por teléfono para pedirme que escriba, a los que me han mandado mails preguntado "¿qué sucede contigo?", y finalmente a todos los maravillosos seres que estaban preguntándose si vivo o muero, o si este blog iba a quedarse abandonado y perdido en la inmensidad de la red o muerto de inanición.

¡¡¡ GRACIAS DE TODO CORAZÓN !!! Pueden estar seguros de que Yo también los extrañaba y de que los quiero muchisimo sin importar si los conozco en persona o no.

Ahora sí, hay te va el recuento sintetizado de estos dos meses.

Primero te platico que me encuentro engrosando las largas filas del desempleo desde hace cuatro semanas. ¿Cómo la ves?...

Finalmente no resulto el cambio de trabajo. ¿Por qué?..., no lo sé a ciencia cierta. La versión oficial es que la Empresa está pasando por una temporada dificíl y mi sueldo resultaba incosteable, así es que sin más ni más me renunciaron -porque tuve que firmar carta de renuncia- el viernes 10 de Octubre.

Ya tampoco me encargo de la Administración del consul. La verdad es que solo aguante dos sábados, y el 13 de Septiembre fue mi último día por allá. Yo hubiera querido seguirle, pero entre las indecisiones de mi Patrón y su falta de interés y apoyo, las broncas que armo la Bióloga, la metida de cuchara de la Dra. que regreso de España, y mi falta de paciencia entre muchas otras cosas, me hicieron tomar la -espero que sabia- decisión de sacudirme esta bronca y retirarme para no volver.

Eso de para "No Volver" es solo un decir, porque tuve que andar por allá hace quince días pues resulta que uno de los Médicos que laboraba con nosotros ya no quiso seguirle por que, en palabras casi literales, me dijo que "si Yo ya no iba a estar mejor se retiraba porque se iba a encontrar con pura gente desconocida la siguiente vez que fuera", así es que fui a ayudarle a recoger sus cosas; si es que se le puede llamar así al hecho de ver como le habían vaciado sus cajones aún antes de que él llegara, pero bueno, como ya no tengo injerencia ni autoridad por allá ¿qué podía decir?..., y si tomamos en cuenta que la nueva Administradora ni siquiera tuvo un minuto para decirme Buenos Días, pues menos.

Durante estas semanas tampoco han estado las cosas muy agradables con mi Ma'. Es definitivo que desde un principio no le pareció que haya dejado el trabajo con mi Patrón, por supuesto que tampoco le agrada la idea de que le deba dinero, y qué decir del hecho de que no tengo trabajo. Ya te imaginaras que lo mejor durante estas semanas ha sido mantener distancia, aunque ya se me embrujo el día de mañana porque voy a ir a comer a su casa y ya me adelanto el aviso de que quiere hablar conmigo acerca del money que le debo a mi hermano. Ya ni modo, ahora hay que apechugarle al sermón.

Dejando aparte el lado oscuro y tenebroso de estas semanas, tengo que confesar que me siento ¡de maravilla! sin trabajo.

No es que no me importen las deudas que traigo arrastrando o las restricciones económicas que ahora hay en casa -y vaya que están de a peso-, pero ni te imaginas lo bien que me siento en mi papel de ama de casa, mamá de tiempo completo y esposa dedicada.

Me he reencontrado con mi Bamboo, la he vuelto a meter en cintura en algunos detallitos que se le estaban yendo de la mano, estoy eliminando su adicción al Internet, estoy acabando con las tareas fáciles bajadas de la red y la metí al régimen de "todo se hace con libros", hacemos cosas juntas, nos ayudamos, jugamos, bromeamos y hemos platicado hasta quedarnos sin saliva.

Ando recuperando el romance con mi Chaparrito y hacemos un montón de cosas que teníamos en time out desde hace más de tres años. Nos estamos dedicando el tiempo suficiente para platicar de proyectos, sueños y locuras. Hacemos las compras juntos, escuchamos música, salimos a caminar tomados de la mano, y nos apapachamos como adolecentes. Y lo mejor de lo mejor es que es sin prisas y sin que nuestras charlas parezcan solo el memorándum o el reporte financiero del día.

Y mi casa, vamos... si pudieras verla..., es otra vez un mundo ordenado y tranquilo, con flores en la mesa, sin comida rápida, con ropa en los cajones, fregadero sin trastes, plantas podadas, perrita bañada, y ¡se acabaron las carreras para todo, por todo y todos los días!.. ¡¡¡he vuelto a saber lo que es dormir ocho maravillosas horas diarias!!!

Vaya que me a costado poner todo en orden. Traigo las manos mas ajadas que un maistro albañil, no se salvo ni una sola de mis presumibles uñas largas, se han ido litros interminables de limpiador y jabón, han sido horas, horas y más horas de trabajo, pero por fin logre dejar todo a la Tepeyolohtli, o sea a la Yo.

La realidad es que mi Chaparrito me ayudaba muchisimo, nunca faltaba ropa limpia, ni comida o las compras del super, pero le faltaban todos los pares de brazos de Vishnu para lograr darse abasto entre trabajo, casa, Bamboo, arreglo de plantas, perrita, pendientes, pagos, compras, preparar clases, dar clases particulares los fines de semana y, por si fuera poco, ayudarme a revisar mails, hacer mis pagos y mis encargos, además de aguantar mis malos ratos, los arranques adolecentes de Bamboo, y quedarse con el entripado de sus propias broncas, pero eso sí, siempre recibiéndome con la mejor de sus sonrisas y un maravilloso beso.

¡¿No tengo un marido maravilloso?!...

En fin, ahora que ya está casi todo en orden me voy a dar a la tarea de encontrar algo que hacer para ayudar a la economía de la house. Definitivamente que por ahorita no va a ser un empleo con horario fijo, ninguno de mis amores quiere que me vaya de nuevo, ni Yo me quiero ir, pero si no se me ocurre algo pronto me va a salir una manita secuestradora por el auricular del teléfono la próxima vez que me llamen de algun Banco requiriendo un pago. Vamos..., si ya he vendido colchas, dulces, cosméticos, joyería, tacos, hamburguesas, gelatinas y hasta monerías de chaquira, pues puedo volver a vender alguna de esas cosas o probar con algo nuevo -¿no crees?... Mientras que no sea mi Alma, porque la idea de vivir condenada por toda la eternidad no me gusta nadita nadita, ya habrá algo que vender y alguien que lo compre, ¿apoco no?...

Pues bueno, por hoy te dejo. Porque eso de tener muchas ganas de platicar y del gusto de estar aquí, está muy bien, pero tampoco se trata de aburrirte con tanta cosa en un solo día, mejor te lo voy dosificando en la semana ¿te parece bien?...

Ya te contaré con más calma los detalles y por menores de estos meses en los próximos post, ¡ah! y ya también te platicaré como me va con mi Ma' mañana.

Gracias de nuevo y hasta el Lunes.

viernes, 17 de octubre de 2008

Inició nuestra historia.

Te cuento que ando de celebración.

Hace 17 años empezamos a escribir ésta historia y hoy, como ese día, nos besamos con la misma ilusión que cuando nos hicimos novios.

¡Imagínate!... Yo tenía dieciséis años y Él diecinueve.

Ya habíamos salido algunas veces a tomar café, platicar y caminar, pero ese día fue excepcionalmente especial. Fue la primera vez que me fue a recoger hasta mi casa -la verdad es que estaba castigada-, la primera vez que fuimos al cine, el primer abrazo y el primer y más maravilloso beso que hasta entonces había recibido.

La verdad es que me enamore de Él desde el día en que lo conocí.

Su despreocupada forma de ser, su poco convencional facha, el aire de conquistador, la gravedad de su voz, esa mirada entre triste e inquisidora, la sonrisa sínica, la carcajada libre, esa melena castaña y despeinada, su liderazgo nato, la manera en que me miraba, las esbeltas manos que arrancaban notas magistrales a la guitarra... en fin... todo lo que en Él vi me cautivo.

Era alguien de quien nunca creí enamorarme, vamos, ni siquiera me había pasado por la mente que pudiera algún día enamorarme de un bohemio como ese, y sin embargo aquí estoy, más enamorada que el primer día, 17 años después, con una hermosa hija, con la mitad de mi vida a su lado, sintiéndolo mío y sabiéndome suya, con un largo camino recorrido y llena de proyectos para los años por venir.

¿Quien iba a pensarlo?... Todos decían que eramos como agua y aceite. Ninguno de nuestros amigos nos daba más de un mes juntos, pero lo hemos logrado y vamos por muchos aniversarios más.



¡ FELIZ ANIVERSARIO CHAPARRITO !


Gracias por todo tu amor, comprensión y cuidados. Gracias por hacerme parte de tu Universo y por compartir tu vida conmigo. Te amo con todo mi ser.

martes, 14 de octubre de 2008

En donde estés Pa'.

Hoy hace ocho años que mi Papi ya no está.

Se fue un sábado por la mañana, un infarto fulminante se lo llevó a pocas semanas de cumplir su sueño de viajar en avión.

Durante toda la tarde y gran parte de la noche estuvo lloviendo. Parecía que también al cielo le dolía despedirse de él y, muy quedo, sin grandes truenos o tormentas, enlutaba sus renegridas nubes para decirle "Adiós".

Aún ahora me parece increíble lo rápido que fue todo. Todavía hable con él un día antes y estaba trabajando -como siempre- en el aplanado de su casita. Nada nos hizo imaginar que era la última vez que nos escuchábamos, de hecho a principio de esa semana había ido a su chequeo médico y todo estaba perfecto y en su lugar, sí con los pequeños achaques que le daban sus 73 años, pero fuera de eso, estaba lleno de vida, proyectos y alegría.

Todavía hay noches en que lo sueño y días en que lo extraño mucho. No era la perfección en dos pies, pero vaya que me llenó de amor y cuidados -con todo y su mal genio-; y a mi Bamboo... ¿qué te puedo decir?... la amo muchisimo y se desbordó en ternuras desde que nació.

Mi Chaparrito era su "conse" aunque no se lo dijera abiertamente, pero ya para que mi Pa' le soltara su coche a alguien o le enseñara sus recobecos y escondites secretos de herramienta, documentos y llaves, era porque de verdad tenía cariño y confianza en esa persona.

A todos nos dejó un gran vacío, muchísimo amor, recuerdos y anécdotas que contar.

También nos dejó una linda historia de vida. El coro de la Iglesia, el grupo de teatro, el equípo de veteranos de fútbol llanero, la clases de repujado, tarjetería y primaría para adultos, el grupo de abuelitos de I.D.B., los viajes y sus pequeños escritos dan muestra de ello y del corazonsote que trataba de esconder tras su mueca de severidad.

Gracias por todo papito, sé que desde donde estás aún puedes escucharme.

..."Nunca es tarde para aprender, hacer realidad los sueños y ponerse nuevas metas"...

Alfredo C. A.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Decepciones.

¡¡¡Hooola!!!.

Ya me desocupe un poquito y por fin me puedo dar un ratito para platicar contigo.

Ni te imaginas como he andado estos días.

La semana pasada fue todo un reto en el consul. Eso de terminar el mes junto con el informe financiero, el entrenamiento de las nuevas empleadas, las compras de papelería,consumibles y artículos de limpieza; además de dejar todo listo para que no se ofrezca nada en tres meses, hacer un manual de indicaciones, usos y procedimientos para apoyo de las nuevas empleadas; y por si fuera poco, el desengaño de lo que Yo creí una buena amistad; pues ¿qué te puedo decir?... acabe agotada, frustrada y decepcionada.

Parece mentira, pero no creí que fuera tan difícil ser leal y responsable. Le prometí a mi patrón que le iba a dejar todo listo y sin un solo pendiente para que las chicas que se quedaron en mi lugar no tuvieran un solo problema. Lo cumplí al 100%, y estoy bastante satisfecha por ello.

Sin embargo quede como el cuetero, "si truena mucho, malo; y si no truena, pues peor".

Primero resulta que "mi amiga", después de tres años de trabajo juntas, decide que el día que me retiro es el más indicado para quejarse con mi Patrón de lo irresponsable, impuntual y pésima empleada que -según ella- he sido por estos tres años.
No sé a ciencia cierta que tanto le haya dicho al Patrón; lo que sí sé, es que no le dijo que el Laboratorio de Andrología no quebró el año pasado Gracias a la Bióloga suplente y a mí; tampoco le dijo que es una irresponsable a la que hay que estar apoyando para pasar resultados a máquina, solicitar reportes de maquila y disculparla con los pacientes cada vez que decide no ir a realizar ella los estudios; por supuesto que tampoco le dijo que la ayude más de una vez con tareas y asuntos que nada tenían que ver con el consul, y sin cobrarle ni un centavo por ello; y mucho menos le dijo que se toma la atribución de prestar las instalaciones sin previo aviso, o que delega la responsabilidad de las llaves en la Bióloga suplente, o que le cedí mi hora de comida en muchisimas ocasiones porque sus pacientes llegaban antes, o ella me pedía que la esperara para comer juntas, o simplemente porque llegaba a dormirse un rato y la tenía que despertar cuando llegaran sus citas.


Pues NO, nada de eso dijo. Se dedico a quejarse de mi por un buen rato, a echarme lodo y guardarse lo bueno.

¿Pero sabes que es lo peor de todo?... ¡Que mi Patrón le creyó!... El trabajo de tres años valió pa' pura gracias al arranque ardido de una mujer sin valores ni escrúpulos; pero se decía mi amiga,... y le creí por los últimos dos años.

Ya me lo había dicho mi Chaparrito -"niegate a hacerle algun favor y verás en donde queda la amistad"; también mi Ma' me lo advirtió -"contigo tiene secretaría particular gratis y quien le solucione cualquier problema, ¿a ver qué pasa cuando no estés?..."

Si te he de ser sincera, debo aceptar que me dolió muchisimo. Yo sí la quería de verdad y me partió la m...andarina darme cuenta de lo falsa que había sido y de lo mucho que consiguió de mí con el cuento de la amistad.

Si tan mala empleada fui ¿Por qué no me reportó desde antes?... Simple, porque no le convenía, porque no habla con verdades, y porque no se podía dar el lujo de perder todo lo que Yo le hacía y le solucionaba.

En fin, ya pasó, ya no me duele. Sé todo lo bien que hice mi trabajo, todo lo bueno que hice en favor del consul, todo lo que ganó mi Patrón con mi desempeño, y todo lo que puse en orden.

No soy perfecta, también sé cuales fueron mis errores, y solo reconozco dos graves: aveces llegaba tarde, y nunca he sabido ser tapete de nadie; de ahí en fuera tengo con que apoyar el desempeño que he tenido.

En fin, esa etapa ya termino. No como Yo esperaba, pero se termino a fin de cuentas.

Se supone que me iba a seguir haciendo cargo de la Administración del consul, pero para como veo las cosas, no creo que sea por mucho tiempo. Mañana voy a tratar de hacer una cita con el Patrón para hablar todo lo que ha pasado desde el Sábado 30 de agosto hasta hoy, pero conociéndolo como lo conozco, la que va a salir bailando en este asunto voy a ser Yo; total No será la primera vez, solo espero que no repercuta con mi Ma' o con la poca relación que había podido recuperar con Él.

Por lo pronto ya llevo una semana en el nuevo trabajo, no es la octava maravilla, pero cuando menos no se van a licuar afectos personales, lazos familiares y desempeños laborales. Parece que me está yendo bien, he cumplido con lo requerido, no la he regado en nada, no he llegado tarde, y creo que tolero los arranques bipolarcitos de mi nuevo Jefe. Ojalá pase con bien los tres meses de prueba porque, la verdad, es que al consul ya no quiero regresar.

Pues bueno, todavía hay camino para adelante, bueno o malo, todo lo que sucede en la vida sirve para escribir nuestra historia; hay capítulos buenos y malos, eso es lo que la hace completa. Por lo pronto yo ya empecé a escribir las primeras líneas del siguiente, y el capítulo del consul está en puntos suspensivos. Ya te platicaré el final otro día.

Besos y hasta pronto -espero...

lunes, 25 de agosto de 2008

De regreso al trabajo.

Bonito inicio de semana. ¿Qué tal te trato este lunes?...

Oye, ¡que tremendo diluvio hubo por la tarde!.

Para no variar, se me olvido el paraguas, y ya te imaginaras como me puso el aguacero. Que tremenda forma de regresar de vacaciones ¿no crees?...

Hoy estuve pensando precisamente en las vacaciones, ¿no te ha pasado que regresas al trabajo aún mas cansado de lo que te fuiste?...

Pues eso es lo que me pasó a mi, de plano no podía arrancar. Primero me costó un triunfo poder salir de las cobijas en la mañana; ya fuera de la cama, no me quería bañar porque tenía frío; saliendo de la regadera me agarró un hambre atroz, y después de comer algo y tomarme un café bien caliente, pues que me vuelve a dar sueñito; total que me fui al trabajo con flojera, frío, sueño y también tarde.

Pero ¿sabes que fue lo peor?... El terrible y deplorable estado en que encontré el consul.

Resulta que el Sábado 16 de agosto -que fue el último día que me presente antes de salir de vacaciones- me puse a recoger, limpiar, acomodar y dejar todo limpiecito, ordenado y listo para que hoy no hubiera emergencias. Me acomodé una cansada bárbara, pero todo quedó impecable.

Y hoy ¡¿qué me encuentro?!...



Basura en casi todos los botes, las dos salas de exploración hechas una pena, el piso hecho un asco, un apagador zafado de la pared, el baño sucio (ni siquiera se tomaron la molestia de apretar el botoncito de descarga), el laboratorio patas pa'rriba, mi recepción -¿dime qué carambas tenían que buscar ahí?- con cosas fuera de su lugar y plumas botadas, las revistas porno para los donadores de esperma estaban botadas en las dos salas, el control del aire acondicionado sin baterías porque lo dejaron prendido, y para completar el cuadro me enteró que a nuestra Bióloga le pareció "buena idea" prestar las instalaciones para que un médico totalmente externo realizara ahí una inseminación; pero eso no es todo, ni siquiera fue ella la que se hizo cargo de la capacitación espermática ni de la responsabilidad de las instalaciones, sino que le dio las llaves a la Bióloga suplente. ¿Puedes creerlo?...

La verdad es que no sé como vaya a reaccionar mi Patrón, pero ahora si voy a tener que darle el reporte. El problema no es solo que hayan dejado todo sucio y desordenado, sino que entre gente externa con llaves, que dispongan de instalaciones y material sin la autorización del dueño (o sea, mi Patrón), y que no tengan el mínimo de educación ni para regresar a su lugar las cosas que toman.

Te imaginas qué hubiera pasado si sucede alguna desgracia, se descompone algun aparato, o se les olvida cerrar alguna llave de agua, apagar la luz o cerrar bien la puerta principal; ¿Quien hubiera respondido por ello?...

Estimo mucho a la Doctora, de hecho la considero mi amiga, pero Yo creo que hay un límite en las atribuciones o la disposición que pueda hacer del consultorio, así es que voy a tener que hacer "de tripas corazón", y ni modo, a reportar lo sucedido. A ver qué pasa.

Fuera de todo esto, creo que fue un buen día. Ya casi termino de desahogar los pendientes, mudar mis cachivaches y dejar todo listo para que el 1° de Septiembre inicien las nuevas empleadas con todo arreglado al 100% . Lo poco que me falta por hacer lo puedo ir arreglando en la semana, y el próximo Sábado le digo ¡Goodbye! al trabajo de recepción, limpieza y asistencia médica, y también le doy la Bienvenida al trabajo exclusivo de Administración.

Ya le dí la noticia a dos de los cinco médicos que atiendo. A la Dra. Eva no le cayó muy bien la noticia, incluso la note algo molesta. El Dr. Sánchez se sacó de honda pero me deseo mucha suerte y se alegró de que nos vamos a seguir viendo los sábados. Ojalá los tres Doctores que me faltan lo tomen bien.

Ya te contaré después como toman los demás mi despedida. Por ahorita ya me voy a descansar porque estoy molida. Hasta mañana.

sábado, 23 de agosto de 2008

Hoy no fue mi mejor día.

¿Te acuerdas que te comente que habíamos tomado la sabia decisión de ir a comprar los libros de mi Bamboo el día de hoy?...

Pues ¿qué crees?... Que no fue sabia pero ni tantito.

Las librerías tenían tremendas filas para consulta que ya ni en las tortillerías a eso de las dos de tarde se ven.

Pasamos por El sótano, Gandhi, Porrúa, y Librería Bellas Artes, en todas hicimos fila, perdimos como dos horas formados formados, y encontramos la enorme cantidad de ¡¡¡UN SOLO LIBRO!!! de los que necesitábamos.

Además había varias calles cerradas al tránsito, las estaciones Allende, Zócalo y Pino Suárez estaban cerradas; todo aquello era un mundo de gente, y toda esa gente tenía la misma urgencia y desesperación que Yo por surtir listas de útiles y libros.

Sinceramente fue un verdadero Vía Crucis para mis piecitos, por si fuera poco ya me había enojado con mi Chaparrito por llegar tarde, estaba asoleada, con sed y sin money porque no hubo cajero suficiente para la demanda del día. Mi Bamboo tuvo un arranque cascarrabias de a peso, nos agarro el aironazo y la lluvia, no hubo chance de tomar un taxi porque tampoco mi amado -y nunca bien ponderado- marido llevaba efectivo, y -¿por si aún te parece poco?- ya que logré sentarme en el metro, en un enfrenón de aquellos, me aplastó una señora gooorda.

Vaya que fue un día laaargo. No siempre son los mejores, pero todo se arregla cuando llegas a casa, te pones las pantuflas, te acuerdas de todo lo que pasó y te ríes, sí, ¡de verdad te ríes!, porque no cualquiera puede decir que tuvo un día tan extremo como el tuyo, y si además te cotorreas a tus acompañantes y te dejas cotorrear, todo lo malo se transforma en aventura.

Pero no por ello me gustaría repetirla, cuando menos no en los próximos tres o cuatro meses, por lo mismo ya encargamos los libros que faltan en una papelería cercana a la escuela de Bamboo, van a salir un poco más caros, pero con tal de no volver a pasar las de Caín, ¡Bienvenida sea la reventa!.


Bueno pues, ya es hora de descansar, a ver si con el karma que traigo hoy no me cae un meteorito o se me funden los fusibles.

Que tengas muy bonito Domingo y por aquí te espero el Lunes.

viernes, 22 de agosto de 2008

Archivos olvidados.


Que cantidad tan bárbara de cosas quedan empolvadas en tu cerebro a lo largo de los años. Hay datos, frases, autores, conceptos, lecturas y conocimientos que creías perdidos o simplemente te habías olvidado de que estaban ahí.

¿Por qué digo esto?... Pues te cuento...

Hace unas horas estaba platicando con mi Bamboo sobre las experiencias de su primer semana de clases.

Entre la enorme cantidad de chismecitos sobre sus compañeros de grupo, sus profesores y el plantel mismo, llegamos a las primeras tareas, las participaciones en clase y los temas que han tocado en sus diferentes materias.

No recuerdo si ya te había contado que Yo deje la escuela para dedicarme al 100% a mi pequeña; aunque hice los tres años del Bachillerato, quede a deber materias de varios semestres, entre ellas Matemáticas, Lógica, Biología, y otras ciencias que de plano no me entraron o no me interesaron en ese momento. Sin embargo había cosas para las que siempre me considere buena, y otras que se me facilitaron mucho, por ejemplo Derecho, Ciencias Políticas, Literatura, Ciencias de la Comunicación, Ciencias Sociales, y otras más del área de Humanidades, que creí que iba a ser lo mío.

A lo que voy es a que Bamboo obtuvo su primer punto a favor -y su primera participación- en la clase de Ciencias Sociales, gracias a la más simple explicación que le pude haber dado hace unos días sobre la pregunta "¿qué son las Ciencias Sociales?".

La realidad es que nunca creí que fuera a usar de manera tan literal mis palabras, y mucho menos me imagine que le iban a servir tan bien para apantallar a su nuevo Profesor. Vamos, no fue la única que lo contestó correctamente, pero sí fue la primera de la clase.

Por supuesto que me inflé como pavo real cuando me lo contó, y no sólo porque le valió una buena nota, sino también por mí -aunque me este mal en decirlo.

Algo parecido sucedió con un libro que le solicitaron como apoyo para la clase de Métodos de Investigación. Este libro en particular no lo tenemos, pero pude recordar el título de otro que estaba perdido en una de las cajas olvidadas de la bibliografía de la casa, y aunque no es el título, ni el autor, ni la editorial solicitada, coincidió casi a la perfección con el temario de este semestre.

Ya también salieron de su claustro libros de Redacción, Gramática, Análisis Literario, Poesía y Matemáticas. Hay muchos más que siguen esperando su oportunidad de ayudar y volver a ser vigentes, y sé que en algun momento lo harán, solo espero que le sirvan a mi pequeña tanto como me sirvieron a mí, y que también en ella dejen huella y memoria.


Parece mentira, pero aveces uno olvida que tiene capacidad para otras cosas, que hay archivos guardados en la cabeza que solo necesitan que se les haga click para volver a arrancar.

Si tratáramos de recordar todo lo que aprendimos en años escolares y pudieramos sumarlo a todo lo que nos ha dejado la vida misma, aunado al diario aprender de experiencias, proyectos y sueños, quizá con la lectura de un libro de vez en cuando, definitivamente no habría un límite para la capacidad creadora de nuestra mente.

Lo malo es que en este tiempo de estres, carreras, tecnología y globalización, ¿quien tiene tiempo para hacerlo?...

jueves, 21 de agosto de 2008

De compras.

Hola de nevo. ¿Qué tal te ha ido hoy?...

Yo traigo los piececitos en calidad de teléfono descompuesto. Me tocó ir a comprar útiles escolares.




Oye, ¡que cantidad de gente había en la papelería!.

Con eso del Programa de útiles escolares del Gobierno del Distrito Federal, la verdad es que ya me había desacostumbrado al ajetreo de los Centros Papeleros en estas fechas.

Desde el primer año escolar de mi Bamboo hemos tratado de tener reserva de cuadernos, lápices, plumas, gomas, colores, y cuanta cosa, cháchara y rareza se pueda ofrecer a lo largo del curso escolar y al inicio del siguiente; este año no fue la excepción pero si nos encontramos con un buen de cosas nuevas por adquirir. Primero que si una Tabla Periódica con propiedades atómicas, físicas, químicas e isótopos naturales -ve Tú a saber qué quiquiriquí son tantas cosas, Yo ya ni me acuerdo de esas ondas- y una calculadora científica para química; luego un libro de Teatro para la clase de Lectura y Redacción; también una Metodología del Trabajo Intelectual para la clase de Orientación -"¿metodología del trabajo intelectual?..."-; y un sin fin de cositas más, que si hojas para la impresora, tijeras -porque quién sabe donde quedaron las otras-, regla -porque la otra se fragmento en cachitos de cinco, diez y aproximadamente quince centímetros-, etcétera, etcétera, etcétera...




Y todavía faltan folletos del Colegio, el libro para Inglés, y ya no sé cuantas cosas más, la realidad es que diario a salido con una nueva petición y ya tomamos la sabia decisión de comprarlo todo el Sábado para no andar del tingo al tango todos los días.

Que bueno que estoy de vacaciones porque una caminada como la de hoy en días normales de plano no la hubiera aguantado.

Por hoy te dejo, ya voy por la segunda tanda de caminata porque no tarda en salir mi Bamboo de la escuela y le prometí que iba por ella.

A ver que se nos aumenta a lista.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Cambios.

Hace unas horas te platique que mi vida ha tenido muchos cambios, pero ha ciencia cierta no te dije cuales han sido.

Pues bueno, te cuento...

Primero está el asunto de mi Bamboo.

No solo es ya toda una señorita bachiller; además las clases sabatinas de computación han empezado a dar frutos y ya está haciendo su primer trabajo pagado y netamente independiente de la familia y el consul.

Resulta que está ayudando a un buen amigo Blogger a recapturar, corregir, respaldar y reprogramar algunos post que había perdido hace unos meses. Son algo así como 700 cuartillas y el pago, "vaya que fue un buen pago", fue por adelantado y se llama LapTop.

¿Qué te puedo decir?..., está feliz y super comprometida con este trabajo. La fecha limite de entrega es el 30 de Octubre, lo fue a recoger el Miércoles pasado y ya lleva como 85 cuartillas revisadas. Si todo sale bien, y no se le cargan mucho las tareas de la escuela, tiene planeado poder entregarlo para el 30 de Septiembre.

Por otro lado, ya tiene en puerta su primer diseño de Página Web y un par de cositas más.

Para mí es fantástico ver como le va cambiando la visión y la responsabilidad. Vamos, con cada cambio en ella hay un mundo de cambios en mí. Mi pequeña no solo ha crecido, ya va a tener un pago por su trabajo, mayor independencia, madurez y compromiso. Por lo pronto esa LapTop que me había pedido durante meses, y que no le había podido comprar, ya está en sus manos, gracias a su esfuerzo.

Me sigo con mi Chaparrito.

Fíjate que regreso al trabajo con la noticia de que hay planes de promoverlo a una supervisión pero sin dejar las aulas; se trata de complementar su trabajo alternando las dos actividades.

Esto para él sería fantástico porque ama enseñar y no aceptaría ningún cambio de puesto que lo obligara a dejar a sus enanos. Por supuesto que la mejora económica también sería buena, y vaya que nos hace falta.

También está trabajando un proyecto con una de sus clases particulares y si todo sigue andando por buen camino, se puede hablar de una primera presentación del pequeño Ensamble para mediados del mes de Diciembre. Si esto se logra estaríamos hablando de su regreso a los escenarios, pero ahora como Director.

Ahora voy conmigo.

Fíjate que hace un par de semanas me llamo un amigo de hace años -¡muchos años!, estudiamos juntos la Secundaría- para proponerme un cambio de trabajo. Resulta que un Licenciado, amigo suyo, andaba en búsqueda de alguien que pudiera echarle una mano en su negocio con urgencia; entonces que se le ocurre acordarse de mí. Platicamos un buen rato por teléfono, me dio los datos del contacto, y ahí voy al día siguiente a comunicarme con él.

Nos entrevistamos unos días después y quedo en comunicarse conmigo en un par de días. La verdad es que Yo ya no esperaba la llamada, con eso de que cuando te dicen "Nosotros le llamamos" es porque no les interesas, pues me quede durmiendo en mis laureles.

Cual va siendo mi sorpresa al recibir su llamada, dos días después de la primera entrevista, para darme una nueva cita, y para allá voy de nuevo el Lunes pasado.

Y ¡sorpresa!, me dio el trabajo, me mejoro el sueldo, solo voy a trabajar de lunes a viernes, mi área van a ser las relaciones públicas, y está en la disposición de esperarme hasta el 1° de Septiembre para que pueda dejar todo en orden en el consul. ¿No te parece genial?...

Así es que empiezo un nuevo ciclo junto con el próximo mes y, aunque inicialmente voy a estar a prueba por tres meses, espero dar el ancho y hacerlo bien.

Ahora venía la parte difícil: conseguir personal para el consul, proponer sueldos y horarios, dejar todo arreglado, avisarle a mi patrón, esperar la aprobación de las nuevas empleadas, esperar que aceptara el hecho de que me ausento por tres meses sin nada seguro al 100, y ver como iba a quedar la administración del consul.

Está última semana estuve como remolino pero finalmente el viernes logre confirmar y asegurar a las dos chicas que se van a quedar sustituyendome, conseguí que aceptaran el plazo de prueba de tres meses que yo voy a tener en el nuevo empleo, aceptaron las condiciones de trabajo y el sueldo. Ya tengo cuentas, compras, consumibles e inventarios terminados y, según mis cálculos promedio, de aquí a Diciembre no se va a ofrecer nada fuera de lo ordinario.

Ya solo faltaba hablar con mi patrón y eso lo hice el Lunes por la tarde. Fue de ¡¡¡GUAU!!!.

Acepto darme los tres meses de prueba, mi propuesta de empleadas, los sueldos proyectados y todo lo que le propuse. Además, ¡no me voy del consul!, a partir del 1° de Septiembre soy la Administradora -ya con ese título dado por él, y no por default-, solo voy a ir los Sábados y sin horario fijo, se acabo la limpieza, la asistencia médica y la atención de los teléfonos; ya solo me voy a encargar del money, las cuentas, los pagos de servicios y los sueldos, y pasados estos tres meses de prueba, si todo sale bien, reajustamos nuevamente mi sueldo.

¡Estoy que reboto de alegría!.

No cabe duda de que cuando las oportunidades te llegan hay que agarrarlas sin dudar, nunca sabemos cuando vuelvan a presentarse o si vayan a volver. Todo cambio es bueno, y si este es para mejorar, "Bienvenido".

Ya solo me falta entrarle más al Excel porque lo voy a necesitar en el nuevo empleo, pero llevo tres días con libro en mano, apretando teclas y aprendiendo comandos, y si mi cerebrito no falla, con un poquito de suerte, es el principio de algo mejor.


Solo me falta contarte, aquí entre nos, que una de mis macetas está plagada de tréboles de tres hojas, otra lo está con tréboles de cuatro hojas, y ya han empezado a salir tréboles de cinco hojas en otra de ellas. ¿Tú qué crees, significara algo?...


Ya de regreso.

Hooooola.
Por fin. Después de más de un mes de forzadas vacaciones, ya logré regresar.


Ni te imaginas que enorme cantidad de cosas han pasado en estas semanas. Se puede decir que mi vida -y la de mis amores- ha tenido muchos cambios.



Primero te cuento que mi Bamboo si paso el examen para el ingreso al Bachillerato.
El Lunes arrancó esta nueva etapa en uno de los planteles del Colegio de Bachilleres y, por primera vez desde que inicio sus estudios, está experimentando lo que es el turno vespertino.

Ya sabes,... ahorita estamos en el proceso de adaptación a nuevos horarios para todo, desde comidas y horas de sueño, hasta quehaceres, tareas y turno a la regadera.

A mí me hubiera gustado que se quedara en el turno matutino, pero la verdad es que a ella le parece formidable la idea de no levantarse tan temprano. ¿Ya qué puedo decir?... si está agusto, contenta y se adapta bien a los cambios, pues adelante.



A mi Chaparrito se le acabaron sus vacaciones hace poco más de una semana. Desde el Lunes 11 regreso a las carreras, el trabajo, los cursos de actualización y sus enanos.

También para él ha sido un cambio radical el que mi pequeña esté en el turno vespertino. Desde hace tres años se pasaban la tarde juntos y, por consecuencia, no había nada que no hiciera sin su hiji, desde pelear y compartir quehaceres, hasta jugar Play o ir a hacer las compras del super; pero a partir del próximo Lunes las tardes las va a tener para él solito.

No lo dice abiertamente, pero la realidad es que si le llega un poquito no estar con Bamboo. Lo bueno es que compartimos la filosofía de que los hijos no son de nuestra propiedad; solo los tenemos prestados para enseñarlos a valerse por ellos mismos y, llegado el momento, hay que dejarlos ir con alegría.



En cuanto a mí. ¡¡¡Gracias al Cielo que ya estoy de vacaciones!!!.

Tenía una necesidad casi agonizante de dormir y descansar.
Todas estas semanas sin escribirte me la había pasado en horas extra. Mi promedio de sueño se redujo a 3 o 4 horas diarias, cuando era de 6. ¡Imagínate!...

Había mañanas en que ya no sabía que día era, llegue tarde al trabajo un buen de veces, estaba llegando al Jueves con la sobre-marcha, baje un par de kilos, me decore con unas ojeras verdiazules crónicas, agarre un color paliducho cenizo como de bolillo mal horneado, mi adicción a la cafeína y el tabaco se disparo al doble y ni que decir de mi consumo de refrescos de cola y calorías; además decidí cataficciar mi hora de comida por un coyotito en alguna de las salas de exploración, y aprendí a amar fervientemente al trole bus y su largo recorrido que
me permitia dormir otro ratito.



Vamos, la amiga caricatura de aquí a lado tenía, por mucho, "mejor semblante que Yo".

Sin embargo todo vale la pena por estar un rato cotorreando y disfrutando la compañía de mis amores, la chispa de mi Bamboo, y las largas charlas con mi Chaparrito.


Hoy, con dos días de invernación, buena alimentación, bastas cantidades de calorías y algo menos de presiones, he regresado a la vida y estoy de nuevo en circulación, lista para la siguiente -mientras el cuerpo aguante.

Gracias por esperarme tantas semanas.

sábado, 12 de julio de 2008

Valientes vacaciones.

Estoy frustrada, algo molesta y, porqué no decirlo, hasta triste.










Teníamos una cantidad bárbara de planes para mi semana de vacaciones y ya se fueron por el drenaje.

Fíjate que mis vacaciones no van a coincidir con las de mis amores, y por si fuera poco, me voy a pasar toda una semana sola en casa.

Resulta que, para no mover las citas que ya están agendadas para este mes en el consul, decidimos programar las vacaciones de verano para el mes de Agosto.
El año pasado, y el antepasado, también quedaron en ese mes para que tuviera el tiempo de ir a inscribir a Bamboo en la escuela, comprar útiles, uniformes, y pasar algunos días con ellos.

Creí que este año iba a ser lo mismo y mi intensión era que coincidieran con la última semana de vacaciones de mi Chaparrito, o con la primera de labores para él -porque los maestros de la SEP entran una semana antes que los alumnos por los cursos de actualización-, así no iba a tener que levantar temprano a Bamboo para que se fuera conmigo al trabajo, ni tampoco la teníamos que llevar a casa de mi Ma', pero todo salio mal.

Tuvimos que hacer coincidir mis días libres con la semana en que uno de los Doctores se va a un Congreso para evitar que el consul se quedara dos semanas sin actividades en el mismo mes, así es que a partir del día 18 de Agosto voy a estar en casa, pero mi Chaparrito entra a trabajar desde el día 11, y quien sabe cuando entre Bamboo, eso depende de como le haya ido en el examen para la Prepa y de la escuela, y el horario, que le toquen. Pero el punto es que no voy a estar con ellos ni una semana.

Dejando a un lado las desveladas, las carreras matutinas y mi ausencia en todos estos días, la realidad es que queríamos hacer muchas cosas juntos.

No había planes para salir a algún lado, no tenemos money y ya tengo varios pagos vencidos en la Tarjetas de Crédito, pero íbamos a arreglar un montón de cositas que hemos dejado pendientes.

Íbamos a hacer limpieza en la obra negra, íbamos a ir a las oficinas del FIDERE para aclarar un pago que no registro el Banco en el préstamo del INVI, íbamos a sacar mi cita en el ISSSTE para mis estudios de sangre y la cita de Bamboo en el oftalmólogo, ya teníamos planeada una carnita asada con los cuates, me iba a levantar tarde todos esos días y, lo más importante, iba a estar con ellos todo el día, íbamos a desayunar, comer y cenar juntos, íbamos a hacer todo como familia muegano, como hace tres años que no lo podemos hacer más que en las vacaciones, pero ya valió sombrilla.

No te imaginas como extraño estar en casa con ellos. Si no tuvieramos tantas broncas económicas, hace mucho que hubiera dejado de trabajar un turno, o ni siquiera hubiera empezado a hacerlo, pero la realidad es que no me queda de otra.

Ni modo, ahora hay que esperar hasta las vacaciones de Diciembre para poder estar juntos, y por ahorita hay que replantear los días para las citas médicas, los arreglos de la casa y todo lo que teníamos pensado; Juntos o por separado, la realidad es que hay cosas que hacer, y hay que hacerlas.

Qué feo caso, ¿verdad?...

Con todo mi corazón Bloggers.

Hola.

Antes que nada, ¡Muchas Gracias Chicos!. Ya revise mis mails y sé que han estado al pendiente de mis posts.

Que mas quisiera Yo que poder escribir todos los días, pero la verdad es que aveces se me complica un poco.

Entre las vacaciones de mis amores, la lluvia de días pasados, los apagones, el módem al teléfono, las desveladas y el cansancio, pues bueno, ya se imaginaran el estado de trapeador en el que me encuentro algunas noches, sin embargo, mientras el cuerpo aguante, trataré de seguir por aquí.

No crean que no los extraño, me gusta platicarles un poquito de mis días, y realmente ¡me encanta! saber que Ustedes están aquí para compartir mis letras.

A algunos ya los conozco en persona, pero aunque hay a quienes no he visto nunca, no por ello son menos importantes para mi. Por todos y cada uno siento un cariño muy grande y especial, ya sea por sus letras, por su amistad, por los comentarios que me han hecho, o por todas las veces que han pasado por aquí sin animarse a escribirme algo, en fin, por la razón que sea, pero la verdad es que ya forman parte de lo que soy y de lo que es este Blog.

No sé que mas puedo decirles para agradecer sus continuas visitas y el ratito que me regalan por las noches, así es que se me ocurre regalarles la imagen de mi flor favorita, mandarles un gran abrazo y muchisimos besos.

Siempre he pensado que las gardenias tienen un toque mágico, su sencilla belleza es, por mucho, más encantadora que la de las altivas rosas, su aroma es embelesante y su resistencia prodigiosa.

Que más puedo decir, ¡me fascinan!, por eso las quiero compartir con Ustedes.

Es solo una flor especial, para unos Bloggers muy especiales.

viernes, 11 de julio de 2008

Para mi Bamboo.


Entre las muchas cosas que pasaron la semana pasada estuvo la Ceremonia de Clausura en la escuela de mi Bamboo.

Fue precisamente hace ocho días, y acusome de haber llegado tarde, pero a tiempo para lo principal "recoger sus papeles y su Certificado de Secundaría".

Ya te había platicado que este fue el último año de Secundaría de mi pequeña, y la verdad es que salió con un promedio general bastante aceptable. Su calificación fue de 8.3, y si tomamos en cuenta que Bamboo nunca, ni por equivocación, agarra un libro o un apunte para estudiar, pues creo que estuvo bastante bien.

Además nos dio una sorpresota.
Fíjate que cada bimestre, en la firma de boletas, le daban una carta de felicitación a los mejores promedios de cada grupo en reconocimiento a su esfuerzo.

Pues bueno, también cada bimestre, año tras año, mi Chaparrito le decía: "Echale más ganas, me gustaría mucho que un día de estos te mencionaran a ti también; yo sé que puedes alcanzar un reconocimiento".

La verdad es que Yo ya había perdido las esperanzas, no porque dude de las capacidades de mi pequeña, sé -y no porque sea mi hija- que es muy inteligente-, sino porque también sé que le gana la flojera de a feo, además nunca ha sido matada, ni de las que se queman las pestañas con el estudio, pero cerró con broche de oro este año y ¡aquí está ya la tan esperada carta de felicitación!.

Ni ella se la esperaba, pero estaba muy contenta, y mi Chaparrito, bueno, no cabía de felicidad. Aunque no es de los que festejan con bombos y platillos, ¡parecía pavo real cuando le aplaudieron a su hiji!; hasta la invito a desayunar a un restaurante, ¡y solitos!, porque saliendo de la escuela me tuve que ir a trabajar.

Entre la Carta de Felicitación, la entrega de papeles, las palabras de su Asesor, las fotos con todos sus cuates, los abrazos, risas y locuras del último día de clases, su despedida de la escuela fue bastante emotiva y alegre.

Yo creí que le iba a ganar el sentimiento de otras veces, ya hasta iba preparada con los pañuelos en la bolsa, pero no. Si se le asomaron un par de lagrimitas antes de entrar por última vez a su salón, pero de ahí en fuera todo fue risas, bromas y besos. Eso me da mucho gusto.

Por lo anterior le dedico este post a ella.

Por haber terminado un ciclo más, por nunca reprobar una sola materia, por el cariño y el respeto que te tienen tus profesores, por la hermandad que demostraste con tus amigos y la solidaridad para con todos tus compañeros, por la alegría que supiste compartir al paso de estos tres años, por todos tus logros, y por todo lo que está por venir:

¡ MUCHAS FELICIDADES PEQUEÑA HERMOSA !

Estoy muy orgullosa de ti y te amo con todas las fuerzas de mi ser.

jueves, 10 de julio de 2008

Inicio de vacaciones.

Hooooola.
Que gusto me da estar por aquí de nuevo.


Parece que ya le empecé a agarrar el paso a las vacaciones de mis amores, o por lo menos hoy no estoy en calidad de muerto viviente, y eso ya es ganancia.

¿Ves esta imagen?...
Pues has de cuenta que estás viendo a mi Bamboo y mi Chaparrito en una mañana típica de vacaciones de verano.





Es que imagínate, ellos están de holganza desde el lunes; lo que va de ésta semana han descansado a pierna suelta, se levantan hasta que los escupe la cama, desayunan tarde, comen aun más tarde, ven películas y juegan Play; para cuando Yo regreso de trabajar tienen las pilas bien recargadas y muchas ganas de platicar o de que hagamos algo juntos, y es ahí donde ha surgido mi calidad de zombie porque me desvelo al parejo de ellos, cenamos juntos, cotorreamos un rato, se nos acaba el día y empieza el otro, y hasta después nos vamos a dormir; lo malo es que Yo sigo con la rutina de siempre y me tengo que levantar temprano, ir a trabajar, pasar el Calvario de transporte público y meter la sobre marcha en las noches.

Pero si te digo que parece que ya les estoy agarrando el paso, es porque hoy no me agarró el síndrome de caballo lechero y no me anduve durmiendo en todos lados y ¡hasta parada!.
También por eso ya ando por aquí, los días pasados no hubiera podido poner una letra después de la otra sin bostezar dos veces, pero mi cerebrito si funciona hoy.

Espero que este ritmo no me haga azotar antes de mis vacaciones -que por cierto todavía no sé para cuando las vamos a poder programar-, porque sino me la voy a pasar durmiendo toda esa semana.

Pues bueno, hablando de meter la sobre marcha, por hoy me despido, ya es mi turno al control del videojuego.

jueves, 3 de julio de 2008

Hace cuatro años...

¿Qué crees?...
Mañana se cumplen cuatro años de que llegamos a vivir a esta casita.

Antes vivía en el sur de la Ciudad, en un departamentito donde pase algunos de los peores años de mi matrimonio y mi vida, pero eso te lo platicaré después.

No recuerdo si ya te había contado que esta casita me la heredo mi papí. Pero bueno, el caso es que pasó a ser de nosotros en el 2000, y por falta de money -conmigo cuando no ¿verdad?...- nos mudamos para acá hasta cuatro años después.

La verdad es que Yo me resistía a la idea de dejar el Sur por el Oriente, es un cambio bastante drástico si lo vemos cabalmente; pero en una de las vueltas de la vida nos vimos en la necesidad de entregar el depa y decidir para donde mudarnos.

Los papás de mi Chaparrito nos ofrecieron un departamento que está en el primer piso de su casa, mi Ma' me propuso rentarnos -si es que se le puede llamar renta a la ayuda mensual que me hubiera pedido- una de las viviendas que hay en su house, y Yo me propuse venirme para acá.

Para que te cuento la cantidad de conflictos familiares que provoco tan inesperada mudanza.

La primera broca fue la escuela de Bamboo.
Ya iba a pasar a sexto, era el último año de Primaria y había que cambiarla de escuela con todo y lo que implicaba.
¡Imagínate!, búsqueda de colegio, inscripción, uniformes nuevos y para un solo año, nuevos compañeros, otra zona, gente muy distinta, y lágrimas de despedida.

Después el trabajo de mi Chaparrito.
Las cinco escuelas de las que es maestro ¡están en el sur!, y por si fuera poco, tres de ellas en la misma Unidad donde vivíamos.
Ya te imaginaras como se puso el hombre cuando hizo cuentas de transporte y tiempos de traslado, se convirtió en un energumeno con patas, y por supuesto que tampoco quería caerle al Oriente.

Tampoco faltaron las broncas entre nosotros y las familias paternas.

Mi Ma' no armo tanto revuelo, al principio de mi matrimonio vivimos en su casa y pocos meses después le rentamos una vivienda, así es que ni insistió en la idea de que nos mudáramos para allá; finalmente las dos ya sabíamos que tan difícil es convivir ya como familias distintas.

Te la pongo así, si siendo mi Ma' nos dejamos de hablar como un año, ya con eso te podrás dar una idea de la cantidad de discusiones que hubo, ...que si porque no llegábamos a dormir o que nos dormíamos muy tarde y no la dejábamos dormir, que si Bamboo estaba llorando y no le hacíamos caso, que si discutíamos en frente de mi pequeña, que si mi marido no tenía un trabajo estable, que si nunca teníamos dinero, que si las barbas del perico..., la realidad es que aquello no fue nada fácil, entre que Yo no soporto la intervención de nadie en las decisiones de mi familia de tres, y entre que mi Ma' es bien preocupona, todo el tiempo era un round constante.

Por lo mismo no hubo nada más que decir cuando le dije que "no, gracias"; se quedo con la preocupación de las condiciones que tenía la casita, pero nos apoyo.


Con los papás de mi Chaparrito las cosas no fueron tan sencillas.
Sigo sin entender que fue lo que paso por la cabeza de mi suegra en ese momento, pero hubo un estallido mas grueso que en Hirosima.

Si te he de ser sincera, ni por un segundo considere la idea de irme a vivir a su casa. Cuando mi Chaparrito me platico la propuesta, mi negativa fue inmediata, rotunda e irrevocable.
¿Cómo crees que iba a irme a la casa de mi suegra?..., si con mi Ma' me dije hasta el huevo y quien lo puso, esto era algo que definitivamente NO tenía ni que pensarse. Si no fui capaz de convivir, dialogar y entender a mi madre, ya parece que lo iba a lograr con mi suegra.

La bronca se hizo tan, pero tan grande, que ya van mas de cuatro años sin convivencia, ni visitas, ni comunicación.
Con mi Chaparrito ya se arreglaron las cosas desde hace un par de años, pero yo sigo sin contacto, y sinceramente lo prefiero así. No te voy a decir que me valen sombrilla sus papás, pero aveces es mejor mantener la distancia a estar en una pugna constante.
Además siempre he pensado que es mejor sacar a las personas de tu vida, antes de hacer daño, hacértelo tú, o caer en hipocrecías, ¿no crees?...

Lo único malo es que mi Chaparrito tiene que ir de visita solo -porque Bamboo tampoco quiere convivir con ellos-, dividirse las fechas importantes y andar estirando y aflojando los tiempos.
No creas, eso me llega, pero es mejor así.


Para cerrar con broche de oro los estragos que hizo el cambio de casa, pues también hubo bronca entre mi Chaparrito y Yo.
A él le convenía mucho más irse a vivir a la casa de sus papás, aunque más lejos, seguía estando en el sur; Yo empaque mis cosas, las de Bamboo, mis muebles y alquile la mudanza para venir al oriente.
Incluso se hablo de separación, nunca de divorcio, pero si de la posibilidad de que solo estuviera con nosotras de viernes a domingo, para que se le siguiera facilitando la llegada al trabajo. ¡Gracias a Dios que no aceptó mi propuesta!, la verdad es que me hubiera muerto de tristeza.

Ya convencidos, reconciliados, llenos de amor, paciencia y ganas de echarle ganas, llegamos aquí a las seis o siete de la noche del Domingo 4 de julio de 2004.
Era una noche lluviosa igual a la de hoy, Bamboo se había quedado en casa de mi Ma' desde un día antes, no habíamos dormido nada la noche anterior, él traía una resaca barbara que le dejo la despedida del departamento con los cuates, yo estaba muerta de cansancio, teníamos todos los muebles en el patio, había que sacar los muebles que ya había aquí y reacomodar todo, no teníamos ni un metro cuadrado para poder pasar, y tampoco había nada que comer.

Nuestra primera noche la pasamos limpiando, acomodando cosas, horriblemente sucios y sudados, fumando como chacuacos y cenando tacos de suadero sentados en el piso, pero realmente muy felices.
¿Quien me iba a decir que tanto conflicto por una mudanza iba a ser el principio de nuestros mejores años de matrimonio?... De verdad, tan es así, que hace dos años y casi cuatro meses, para celebrar nuestro 13vo. Aniversario de matrimonio, por fin nos casamos por la Iglesia.
¿Puedes creerlo?...

Es por todo le que te he contado, por lo que para mi es tan especial el Aniversario de la Mudanza.
Finalmente ya nos acostumbramos al cambio, Bamboo tiene nuevos amigos y ya hasta termino la Secundaría, a mi Chaparrito ya no le parece un drama épico transportarse al trabajo, Yo ya le perdí el miedo a la Colonia -bueno casi-, ya entendimos todas las ventajas que tiene el vivir en casa propia, amamos nuestra casita y seguimos echándole ganas para mejorarla, y lo mejor es que reencontré la felicidad de mi matrimonio y me he vuelto a enamorar de mi marido.

Todavía no hemos podido terminar ni la obra negra, faltan un montón de instalaciones de agua, luz y drenaje por hacer, seguimos viviendo en el cuartito de láminas de asbesto, el baño sigue estando en el patio, todavía no acabamos de pagar el préstamo del INVI, no hemos podido escriturar, y falta una montaña de deudas por pagar, pero... ¿qué importancia pueden tener todas esas cosas?... estamos los tres juntos, tenemos salud, hay mucho tiempo por delante, somos felices y nos amamos, ¿qué mas puedo pedir?...

miércoles, 2 de julio de 2008

Ahí va otro agradecimiento.


Hola.

Fíjate que hoy andaba vagando por la web y fui a parar a Lauderías y más.
Vaya que es increíble la cantidad de post que ha escrito el Laudero; empezamos casi al mismo tiempo con nuestros respectivos Blogs -de hecho, Él empezó a escribir dos días antes que Yo- y ya lleva 382 publicaciones.
Yo no sé de donde saca tantas cosas que escribir, pero la verdad es que se merece un aplausote.

Pero bueno, a lo que originalmente iba, es a agradecerle el post que escribió a mi regreso de la forzada ausencia por el módem quemado.
Me encanta la idea de que me lea, y más aún, de que le guste lo que escribo y como lo hago.

Hace rato no acerté a dejar un comentario en su sitio porque me pareció mejor idea regresarle la atención, y dedicarle un post en el mio.

¿Qué te puedo decir de este señor?...
Realmente hay bastantes cosas que se pueden comentar de alguien como Él, pero en un plano totalmente personal, te puedo decir que es un ser humano maravilloso, es alegre, libre y espontáneo, algo solitario y analítico, pero extraordinariamente sensible.

Como artista lo admiro mucho, como ser humano y amigo lo adoro, y ahora en su faceta de Blogger, creo que ya va a ser mi gurú.

Lo que Él escribe está muy lejos de lo que Yo hago, podríamos decir que estamos diametralmente opuestos, pero hemos coincidido en tantos lugares, que nos gusta el juego de mencionarnos de vez en cuando.
Por lo mismo te vuelvo a recomendar que lo visites, escribe un buen de cosas y de muchos temas, ya verás que te vas a encontrar con post muy interesantes.

Aquí entre nos, la verdad es que nunca me alcancé a imaginar la cantidad de cosas que sabe.
Quien me iba a decir que mi amigo era una enciclopedia con patas.
No cabe duda de que nunca conocemos lo bastante a alguien, y eso es una de las cosas mas encantadoras de la vida, nunca falta algo nuevo que descubrir a lo largo de ella.

martes, 1 de julio de 2008

Hora, horas, mas horas... y no deja de llover.

Buenas y mojadas noches.

¿Qué tal te está llendo con tanta lluvia?...



A mi me está matando la húmedad.

Me duelen las manos, las rodillas, los dedos de los pies y los hombros; tengo frío, no estoy muy segura de quererme bañar, me niego a renunciar a mi cobijita y he tomado tanto café hoy que seguramente el efecto diurético no se va a hacer esperar mucho.

De ahí en fuera, la verdad es que siempre me han gustado mucho los días lluviosos.

Hace unos años hubiera disfrutado la tarde en el patio, viendo caer las gotas de agua y dejando pasar las horas, seguramente tomando café o fumandome un cigarro.

Quizá me hubiera dado una escapadita para mojarme un rato, siempre me ha gustado caminar bajo un buen aguacero o disfrutar una pequeña llovizna; de hecho nunca solía cargar paraguas ni apresurar el paso al inicio de la tormenta, total ¿para qué correr si adelante también está lloviendo?... Además, una mojada de vez en cuando no mata a nadie, si no imagínate que peligroso sería bañarse.

Lo malo es que mis huesos no resultaron de muy buena calidad, y ahora pago muy caro las travesuras en días lluviosos.

Con una buena pastillita desinflmatoria se quita el problema inmediato, pero mi Chaparrito prefiere encerrarme en una cajita de cristal, a verme tomando medicamento durante periodos largos; tanto así, que es Él quien me hace cargar el paraguas diario y el primero en oponerse a que me acueste con el cabello húmedo, así es que lo más seguro es que ahorita no me deje ni mencionar que me voy a bañar.

Aveces he pensado que eso de haber sido la última en nacer no me beneficio mucho.

Yo creo que mis papás me pusieron los ingredientes de reciclado, o los sobrantes de todos los demás.

Imagínate, me tocaron dos centímetros menos de la estatura promedio de mis hermanas, mi pie es tan pequeñito que todavía me puedo comprar zapatos en la sección de niñas, y empecé con achaques desde la Secundaría.

Por otro lado, soy la que tiene más cabello y la única que lo tiene completamente rizado; creo que soy la única que se puede reventar hasta 72 hrs. sin dormir y no se pone orate; y... ... ... bueno, algo más de bueno debo de tener por ahí...



Y aunque no lo tuviera, de todas maneras me gusta mucho lo que soy, no soy algo así que digas "¡Que Bárbaro, que cosa!", pero me disfruto bastante.

Bueno, por andar hablando de Mi, ya hasta se me borró lo que originalmente quería contarte...

Si tenía que ver con la lluvia, pero no con huesos, pastillas, papás y achaques...

Mmmm..., no, de plano se me borró la cinta.

Entre que estoy escribiendo, platicando un poquito, echándole un ojito a la tele, y decidiéndome a ver "El Hombre Elefante", ya no sé por donde iba originalmente.

Lo bueno es que me quedan muchos días lluviosos más, ya me acordaré después.

lunes, 30 de junio de 2008

Se termina otra etapa.

Hola. Muy bonito inicio de semana.

Corriendo corriendo, pero alcancé a empezar antes de que se me volviera a terminar el día.

Te cuento que el fin de semana no me anime a prender la compu porque los aguaceros estuvieron tremendos, y entre apagones, rayos y truenos, me dio pavor que se volviera a quemar el módem.
Además si se se vuelve a descomponer la máquina, ahora si me cuelga mi Chaparrito del dedo meñique del pie izquierdo en el tendedero más alto de la casa, pero ya estoy aquí.

Fíjate que hoy fue el penúltimo evento escolar de mi Bamboo.
El anterior fue la semana pasada, el Martes por cierto, y ella participó en una obra de teatro que originalmente iba a ser una lectura dramatizada pero que acabó siendo algo totalmente diferente.

Se llamó "El león engañado", y si no me falla la memoria, yo recuerdo que es una fábula.

Pues bueno, entre que a uno de sus compañeros le agarró el pánico escénico y le atacaron las lagunas mentales, aquello termino siendo algo graciosisimo, pero todo un éxito.
Eran cuatro actores, un burrito, un perico, una gatita (mi Bamboo) y, por supuesto, el león.
Para no desentonar, al que se le borró el libreto fue al burrito, eso hizo que perico y la gatita se pusieran a cantar "a la víbora, víbora del amar..." para suplir las líneas, le ganó la risa al león que estaba tras bambalinas, y a partir de ahí todo fue improvisación pura.

Al principio del desgarriate la Profesora de Español tenía una cara de susto que no podía con ella, pero después ya no pudo contener las carcajadas.
El perico y la gatita hicieron participar al público, se adueñaron del show, y se llevaron las palmas de la mañana.
Imagínate que tan bien salió todo, que nadie de los presentes se dio cuenta de que la obra no era así -bueno, las maestras sí, pero ya que podían decir.
La verdad es que salió super bien, nos reímos mucho y, a fin de cuentas, el final fue el que tenía que ser, lo mismo que la moraleja.

Después de las lecturas, la obra de Teatro y el Teatro guiñol, pasamos a ver la exposición de trabajos finales de cada materia y cada Taller, también hubo mesas de trabajo para los papás y demostraciones prácticas de las diferentes cosas que aprendieron los chicos a lo largo del año escolar.

La actividad del día de hoy se llamó "Yo quiero decirte...", y estuvo programada por la Academia de Español.
Resulta que el día 12 tuvimos que entregar unas cartas para nuestros hijos y ellos, a su vez, una para nosotros.

Había ciertas reglas a cumplir:
  • Escrita en hojas blancas.
  • Hecha a máquina o computadora.
  • Mínimo una cuartilla.
  • Escribir solo en un lado de la hoja.
  • Poseer la estructura de una carta (fecha, saludo, cuerpo, despedida y remitente).
  • Que en ella se expresaran nuestros sentimientos y la opinión que tenemos de ellos.
  • Y que se les hiciera saber cuáles son los sueños, deseos y expectativas que tenemos para su futuro.

Además se le ocurrió que este trabajo era obligatorio para padres y alumnos, y para asegurarlo le dieron el valor del 40% de la calificación de éste último bimestre, ¿cómo ves?...

Ya supondrás que para mí no fue difícil escribir la carta, no porque escriba mucho, sino porque jamás se me ha dificultado decirle a mi pequeña lo que siento por ella, así es que me reventé dos cuartillas y cuatro renglones de pilón.

Pero la sorpresa me la lleve hoy cuando me pidieron que pasara al frente a leérsela.
¡Ahora si me agarro el nervio!
¿Sabes lo que es estar frente a una bola de adolecentes burlones y tener que leer?...
¡¡¡Es horroroso!!!

Por fortuna no soy una mamá muy cursi, eso no fue lo que me preocupo, si no que se la escribí igual a como se lo hubiera dicho, con todo y bromas, onomatopeyas y palabrejas.

Pues ahí voy, al frente del Auditorio, con las piernas temblando y la garganta seca; que llegó al atril y ¡zaz!, que no alcanzo, así que lo tuvieron que bajar un poco para que no me perdiera detrás de el; ya con eso tenía suficiente ¡¡¡me moría de vergüenza!!!, y todavía ni empezaba a leer.

Para mi sorpresa, no me quede sin voz ni me tembló como lo había supuesto, tampoco me desmaye ni me hice pipí del susto, creo que gusto lo que escribí porque me aplaudieron bonito, y ¿qué crees?... que volteo a ver a mi Bamboo para llevarle su carta, y tenía los ojitos llenos de lágrimas, la naricita roja y su mochila abrazada, a mi pequeña le ganó el sentimiento.


Ahora si se me van a acabar los eventos escolares.
Ya no más festivales, bailes, demostraciones pedagógicas, exposiciones y trabajos para el periódico mural.
Mi pequeñita ya creció.

El Domingo 22 presentó su examen para la Prepa, ya no va a requerir mi presencia en la escuela, ya empieza a caminar sola, y después de 15 años voy a extrañar las juntas, las firmas de boletas, el esstres, los gastos y las carreras de cada evento escolar.

El próximo Viernes solo me resta la Ceremonia de Clausura, la entrega de papeles y certificados, las Golondrinas y las lágrimas de los chicos.
Cuando se cierre la puerta de la Secundaría para mi Bamboo se habrá terminado una etapa más de escuela, y para mí se habrá terminado mi pequeña niña.
Solo espero que lo que está por venir sea tan bello y alegre como lo han sido todos estos años que me tienen llena de orgullo, recuerdos, fotos y cuadernos viejos.

viernes, 27 de junio de 2008

Un gran abrazo Papás.

¿Qué crees?...

Mi Chaparrito ya me ganó el turno en la regadera, así es que tengo un ratito más para platicarte algo.

Entre las muchas cosas que se me fueron en estos días sin computadora ni Internet, estuvo el "Día del Padre".

Desafortunadamente hace siete años que no cuento con mi papí para celebrar este día.
Se me fue el 14 de Octubre del 2000, a unas cuantas semanas de realizar su sueño de subirse a un avión.

Era un hombre fuerte, con unas manos rudas y callosas que se acostumbraron al trabajo desde los 10 años, aveces era gruñón y otras muy bromista; apesar de sus arranques era bueno y cariñoso, y aún en sus últimos días estaba lleno de proyectos y sueños.

¡Imagínate!... acabo la Primaria casi a los setenta años, se fue de misionero a la Sierra de Oaxaca tres o cuatro años seguidos, se integró a un coro de Abuelitos y canto en varias Iglesias, y también se animó a actuar y participó en varias obras y pastorelas, en tres de las cuales fue el papel principal.

Pero no creas que esas eran todas sus monerías, también hacía tarjetería española, repujado y caricatura. Sabía cortar y cocer muy bien, arreglar máquinas caseras e industriales para cocer y tejer, le hacía a la carpintería, la albañilería, la plomería, la electricidad y la electrónica, y también hacía unos frijoles refritos que eran un verdadero manjar de reyes
-aquí entre nos, ni a mi Ma' le quedan tan buenos.

Cuando se fue estaba aprendiendo a tocar la mandolina, dejo a medio terminar el aplanado de su casita, y se iba a ir a un Retiro a la semana siguiente.

¿Qué te puedo decir?... Era un ser maravilloso, a quien he admirado y amado hasta hoy.

Nunca voy a visitar su tumba, no por ser ingrata, al contrario.
Creo firmemente en que Él no está ahí, su amor, calor y presencia nos han acompañado siempre, y me parece que es mucho mas valido recordarlo sonriendo en la puerta de la casa para despedirnos, que viendo una lapida fría en un cementerio; vamos, creo que es más grande el amor que se recuerda a cada día, que el que se demuestra con flores y lágrimas unas veces por año, ¿no crees?...

Ahora celebramos el Día del Padre diferente, ya no hay comida familiar ni reunión en la casa de mi Ma'; ya es el turno de mi Chaparrito, y aunque nunca quiere celebrar nada en su honor (ni cumpleaños, ni día del músico, ni día del maestro, ni día del padre, ni nada), la verdad es que Bamboo siempre se las arregla para celebrarlo, y ni se da cuenta.

Por ejemplo, este año no quiso salir ni a la esquina, así es que mi pequeña se las ingenio para que el escogiera las películas del día, lo convenció -y todavía no sé cómo- de que no hiciera nada y disfrutara del día en pijama, organizó botanitas, refresco y comida rápida, y disfruto todo el día en el sillón de a lado del de su Pa'. ¡Hasta le sirvió ella de comer y recogió sus platos!, y por si fuera poco, dejo apagado el teléfono para que nadie lo molestara a ninguna hora.

Ya ves como si hubo festejo, muy a nuestro relajado modo de ser, pero festejo de todos modos.


Bastantes días después de la fecha marcada por el calendario, pero

¡FELIZ DÍA DEL PADRE!

ya sea por que lo eres o porque tienes la fortuna de contar con el tuyo. Lo importante es no dejar pasar la oportunidad de decirle a ese señor lo mucho que lo amas y lo importante que ha sido su presencia en tu vida.
No te guardes lo que tengas que decirle, bueno o malo, mañana puede ser tarde para conversar.


P.D.
¿Sabías que hace años -la verdad es que no sé cuántos- el Día del Padre se celebraba el 19 de Marzo, que es el día en que se festeja a San José, y que por motivos comerciales se cambio para Junio?...
Que dramático verdad, es increíble el monstruoso poder que tiene el consumismo.

Agradecimientos.

Soy un verdadero fraaaauude.

Apenas ayer pude retomar el Blog, y ya se me hizo tarde hoy. ¿Puedes creerlo?...

No, pero si de plano eso de la administración de horarios no se me da nadita.

Y mira que no necesito muchas cosas que hacer, solo me basto salir un poquito más tarde del trabajo, llegar a echar el chisme con mi Chaparrito, tomarme mi tiempo para cenar, fumarme un par de cigarros, ¡y listo!, ya me cayó el Viernes y todavía no termino de hacer las cosas del Jueves.

Ya estaba a punto de tirar la toalla por hoy para darme un baño y dormirme temprano -bueno, eso de temprano es relativo-, pero no podía dejar pasar la noche sin agradecer a Sarampa y The Seeker por las "Bienvenidas" que me dejaron en el post de ayer; y tampoco podía dejar de agradecer a Néstor, el editor de MSN-MX, que me regalo un lugarcito en el "Premio al blog con huellas" y en el "Premio al esfuerzo personal", que publico en su post del 11 de Junio.

¡Muchas, pero de verdad muchas gracias chicos!

Espero seguir contando con Ustedes, y no defraudar su gusto y confianza.
Un gran abrazo y una docena de besos.

miércoles, 25 de junio de 2008

Y dieciocho días después...

¡¡¡Hoooola!!!
Por fin estoy de regreso.

Después de vergonzosos 18 días de ausencia ya estoy aquí de nuevo.
Vaya que te he extrañado, parece mentira pero mis días se quedaban algo incompletos sin el chismecito nocturno contigo.
No creas que fue desidia o flojera lo que me hizo ausentarme, lo que sucedió es que se quemo el módem de la compu y no había money para componerlo.

Ya te había platicado que mi máquina no es precisamente una maravilla moderna, y que por lo mismo tengo que recurrir al Internet por línea telefónica, pues bueno, con la tormenta eléctrica del 07 de junio ¡que se quema el módem!.
No te creas que luego luego supimos que era falla de la compu, primero reporte el teléfono como 15 veces, después le dí lata al servicio de Internet como con tres llamadas, y hasta el final se me ocurrió desconectar la línea y ¡bravo!, ya había teléfono, pero el módem estaba en calidad de cadáver.

Dentro de todo lo malo que fue quedarnos sin Internet durante 15 días -¡imagínate!, trabajos finales de mi Bamboo, cierre de actividades y programación de eventos de fin de cursos de mi Chaparrito, y este Blog-, resultaron cosas bastante buenas; ahora ya tenemos un Windows mas reciente (estábamos trabajando con versión 98), ya hay Office (solo contaba con OpenOffice), ya hay más memoria, más velocidad, un montón de programas que antes no se podían cargar, y ahora si va a haber la posibilidad de contratar Internet inalámbrico, aunque para esto último mi Chaparrito primero va a pagar todo lo que le tuvo que meter a la máquina, y hasta después veremos.

En fin, lo bueno es que ya estamos otra vez en contacto, que tengo muchas cosas que contarte, que recargue las baterías que me habían bajado tantas desveladas y, lo más importante, que puedo agradecer tu paciencia y búsqueda en estos días.

Espero que no vuelva a ser necesario desaparecerme por tanto tiempo, y que pueda seguir contando contigo. ¡Mil Gracias!

jueves, 5 de junio de 2008

Demonios de Tasmania, ¿o niñas?...

Buenas y calurosas noches. ¿Qué tal tu día?...

El mío estuvo bastante cansado.

¿Alguna vez has pensado en la capacidad destructiva que tienen los niños?...
¡Es terrible!, ya lo comprobe.

Fíjate que una pareja que fue a consulta hoy, llevaba a sus dos niñas. Calculo que tendrían como año y medio, y tres años, respectivamente.

¡No inventes!, ni te imaginas como quedo aquello.
La sala de espera era una verdadera zona de riesgo. Había manzana masticada por todo el piso, moronas de galleta en todos los sillones -no se salvo ni uno-, mancharon de Danonino la mesa del pasillo y las paredes, dejaron como seis dulces chupados en el bote de la basura, rompieron una revista, y pipisearon el sillón más grande.
Pero no creas que eso fue todo, la oficina del Dr. tampoco se salvo, también le decoraron de Danonino su escritorio, le dejaron pegajoso todo lo que tocaron, le vaciaron su charolita de dulces, y lo deleitaron con un berrinche a dos voces de esos que hacen historia.
Y ahí no para la cosa, para rematar, su mamá las llevo como tres veces al baño -que para lavarles las manos-, y dejaron goteando la llave del lavabo, chorrearon el jabón, tiraron agua al piso, y en el ir y venir de un lado a otro, el piso quedo hecho una pena.

¿Y sabes cuánto tiempo les llevo tal desastre?... ¡¡¡Ni 45 minutos!!!.

Lo fatal llegó cuando me dí a la tarea de componer el desgarriate.
Cómo es posible que hayan puesto todo patas pa'rriba en menos de una hora, y Yo me tardé como tres en solucionarlo.
Por supuesto había que trapear toooodo el piso, aspirar las moronas, desmanchar las paredes, lavar el vidrio de la mesa del pasillo, limpiar y ponerle crema al escritorio del Dr., practicamente reconstruir el baño, y lo peor ¡lavar la mancha de pipí del sillón!; y eso sin contar con que todo lo que tocaron sus manitas estaba horriblemente pegajoso.

Sería de suponerse que los papás de tremendos demonios de Tasmania iban a estar algo apenados, o que quizá les iban a llamar la atención en algun momento, o que ya de perdida iban a hacer el teatro de recoger algo de lo que sus creaturitas tiraron, pero ¡NO!.
Así como lo oyes -bueno, lees-, no dijeron nada, ni hicieron nada, ni se inmutaron con nada, ¿¡cómo crees!?...

Que Yo recuerde, cuando Bamboo era pequeñita, jamás se comportó como un engendro del mal. Sí tenía sus malos ratos, sus travesuras y hasta sus arranques, pero las reglas se respetaban dentro y fuera de casa, desde las mas simples, como "no se come en los sillones", hasta las que implicaban algun castigo, como "hacer un berrinche o desperdiciar la comida".

Mi Ma' siempre fue de la opinión de que Yo me pasaba de rígida, intransigente y exigente con Bamboo. Muchas y variadas veces me criticó, regaño, y hasta se enojo conmigo, por la dureza -en palabras de ella- con la que hacia cumplir las reglas.
Por supuesto que mi opinión era, y sigue siendo distinta. Si bien me "pasaba" de mandona, también había, hay, y seguirá habiendo, momentos de relajo, desorden, flojera, infracciones, y hasta travesuras.
No sé, pero creo que no hice las cosas tan mal pues Bamboo no es ni fanática de la limpieza y el orden, ni temerosa de las reglas, ni introvertida, ni mal portada, o cualquier otra cosa que pudiera estar fuera de un comportamiento normal y relajado de adolecente.

De lo que si estoy bien segura, es de que a mí se me hubiera caído la cara de vergüenza si mi Bamboo se hubiera comportado alguna vez como estas dos niñas.
Y suponiendo que se le hubiera ocurrido..., no me imagino sentada, haciendo oídos sordos y ojos ciegos, a los destrozos que estuviera haciendo.

Cierto es que hay que dejar crecer a los niños con libertad y autonomía, pero de eso, a dejarlos crecer como salvajes, hay una graaaan diferencia.
Tenerles paciencia no es lo que está haciendo esta pareja. La paciencia se les demuestra en el tiempo que uno les da para educarlos, guiarlos, corregirlos, entenderlos y, por así decirlo, civilizarlos.

¿Tú que crees?...

miércoles, 4 de junio de 2008

Y que se me va la hora...

Hola de nuevo.
Como te habrás dado cuenta, se me volvió a hacer tarde... ¿qué novedad?...

Con eso de que tengo que sacar ficha para usar la computadora, de nuevo le voy a robar horas al Miércoles para acompletar mi Martes.

Empiezo a pensar que me voy a tener que endrogar con otra computadora, o hacerme cliente de un café net, o de plano convencer a mi patrón para que introduzcamos la tecnología en el consul, porque eso de dormir un par de horas está del nabo.

Ya ni me acuerdo que te iba a platicar hoy... mmm... pues no..., de plano se me olvido.

Como me enfrasque un buen rato en el SUDOKU para mantenerme despierta en lo que terminaba de trabajar mi Chaparrito, ahorita solo tengo numeritos en la cabeza.


Pues bueno, voy a aprovechar el olvido para platicarte que una de las cosas que mas me chiflan en este universo es precisamente el Sudoku, puedo pasar horas y horas escribiendo numeritos y cambiando de página, es como una adicción; se me olvida comer, se me va el sueño y hasta dejo de platicar, vamos, es como si me desapareciera de la faz de la Tierra....

Oye, ahora que lo pienso, ¿será por eso que me los compra mi Chaparro?...

Pero no creas que es lo único que me gusta, las Cruzadas, ya sean de números o letras, los Rompecabezas, y hasta las Sopas de letras, ¡me encantan!.

Hay temporadas en que ni me acuerdo de que existen, pero todo está en que me llegue una a las manos y ya no la suelto hasta que la última página queda resuelta.

Con los rompecabezas me pasa lo mismo, puedo pasar horas de pie junto a la mesa, ver llegar la noche y volver a ver amanecer, pero hasta que la última pieza está en su lugar, no lo dejo.

A mi Bamboo le desespera mucho verme con ese tipo de juegos, no sé si sea porque a ella nunca le han gustado mucho, o porque me agarra lo autista y no le hago caso, o porque cuando termino un cuadernillo lo echo a la basura, o porque sin más ni más desarmo el trabajo de horas y regresan las piezas a su caja; pero la realidad es que ella prefiere que no se me atraviesen por el camino.

Aveces me parece increíble la cantidad de tiempo que puedes matar con esas cosas, se te van las horas como agua, y sin sentirlas. Tan es así, que hoy ni refunfuñe con la espera de la máquina, es más, de no ser por el reloj de la pantalla, ni siquiera me hubiera dado cuenta de la hora en la que te empecé a escribir.

Por lo mismo, ya me voy a dormir, si no me van a secuestrar las cobijas en la mañana.

Hasta pronto.

lunes, 2 de junio de 2008

Para Ranis (mi hermana).


Bonito inicio de semana.

Fíjate que el Sábado me enteré de que mi hermana Ranis leyó algunos de mis post, y la verdad es que fue una super sorpresa.

Ya en alguna ocasión le había mostrado el Blog en la computadora de su casa, pero no creí que se tomara el tiempo, ¡por propia voluntad!, de leerme un ratito.

Ya que mencione a Ranis, dejame contarte que es la menor de mis cinco hermanos mayores, y todos ellos son hijos del primer matrimonio de mi Ma'.

Es diez años mayor que Yo, y durante toda mi infancia fue con una de las que más conviví, los otros dos con quienes pase largo rato de mi vida fueron mi patrón (el médico) y Pachín (el sandwich de ellos cinco). Chepis (la mayor de todos) y Chelo (la que vive en Mérida), no tienen tanto peso en mis recuerdos porque Yo estaba muy chiquita cuando se casó la primera, y creo que todavía ni nacía cuando se fugó de la casa la segunda.

Pero volviendo a Ranis, fíjate que durante varios años nos dejamos de hablar -ya sabes, broncas familiares de las que nunca faltan cuando compartes un mismo espacio vital de vivienda-. Hace como cinco años recobramos la comunicación y ahora la llevamos bastante bien, aunque en su momento creí que nunca se iban a restaurar las cosas.

Tiene tres hijas: Pameluris, Nanyu y Cesos; es divorciada y vive en la casa de mi Ma'. Es medio neuras (más bien reteneuras), algo explosiva, aveces le da la depre, y otras le agarra lo orate, en fin... es de la familia.

Su vida no ha sido muy fácil, aveces por cuestiones de la vida misma, y otras porque ella solita se la complica, pero sigue adelante. Como todos los seres del universo, ha cometido errores, ha tenido buenos y malos momentos, ha dicho y hecho cosas sin pensar, y también ha tenido que cambiar un poco.

En fin, no es una perita en dulce, pero tiene sus cosas buenas. Es espontánea, sabe reír y disfrutar del momento; es la tía más solapadora y cómplice que se pudieron encontrar todos los sobrinos; es inteligente, buena amiga, y la mejor pedinche de la familia, si no me crees, preguntame quien convenció a mi Chaparrito de quitar la alacena, colocarla de nuevo, subir los muebles, bajar las herramientas, y por si fuera poco, ¡hasta con una sonrisa! y volandonos los cigarros... pues ella.

Sabes... creo que es a ella a la que le debo mi gusto por cantar, cuando Yo era niña, ella estaba en el coro de la Iglesia, y me fascinaba la idea de hacer lo mismo. También por ella aprendí a decorar mis cuadernos con margenes de florecitas y glifos; aprendí a colorear usando plumones, colores y crayolas en un mismo trabajo; aprendí a jugar basta, avión y baraja; aprendí a asar bombones, a forrar tablas para regalo con papel terciopelo, y hasta a hacer tortas, porque también trabajo en una tortería y tiempo después tuvo la suya.

No todo lo que aprendí fue bueno, eh; también aprendí a fumar, a decir palabrotas, a bajar una borrachera y, principalmente, aprendí a través de ella a no sacar a mi Ma' de sus casillas porque las consecuencias no eran nada buenas.

Muchas veces creí que me tenía rencor por algo, otras que no me quería, y algunas más que le molestaba mi existencia. Si así era o no, ya no me importa porque ahora ya no me afecta, y no porque ella no me importe, al contrario; más bien es porque he entendido lo diferentes que fueron nuestras vidas desde la niñez, y lo difícil que debe ser aceptar que dentro de una misma familia haya alguien que naciera con todo un mundo de diferencias.

En fin, que importan ya las diferencias, o si ha habido momentos buenos o malos, lo realmente importante es que hoy por hoy tenemos una buena relación, que nuestras hijas se quieren mucho, que recupere a una hermana, y que la quiero muchisimo.

Hey, ¿leíste bien?... Sí, te quiero muchisimo -¡zaz!, que inesperado ¿verdad?...

Pero como sé que vas a andar leyendo por aquí un día de estos, por eso te dedico este post. Y en el tenor del anonimato, por eso te deje el sobrenombre de siempre; además, no me vas a negar que la ranita está bella, ¿o no?...